La Casa del Deán se localiza junto a la Catedral de San Salvador o La Seo. Fue construida en el siglo XIII, siguiendo el modelo de casón medieval aragonés, y sirvió de residencia al Deán del Cabildo de la Catedral. Para comunicarla con el templo, éste ordenó en 1293 la construcción de una estructura de unión, el Arco del Deán.

En la edificación de la casa se utilizan los materiales y sistemas de construcción de la época. Su estructura formada por dos casas unidas por el arco y una lonja abierta en el edificio mayor, sigue el modelo de casón medieval aragonés. En el siglo XVI se cerró la lonja y se reformó el edifico.

Vista del Arco del Deán desde la Calle José Palafox

Sobre el arco se abren dos ventanales, un ventanal ajimezado abierto en forma de galería hacia la Plaza San Bruno y otro rectangular hacia la Calle Pabostría. En la decoración de estos ventanales se utilizan motivos mudéjares y platerescos.

Decoración mudéjar y plateresca en los ventanales del Arco del Dean

La Casa del Deán tiene tres plantas entre las que se distribuyen diferentes dependencias. La planta baja consta de un patio y vestíbulo de entrada. La planta noble se destina a las habitaciones privadas y un gran salón. En la planta superior se disponían las habitaciones de huéspedes, dotada de importantes estancias: la Sala de Música, Sala de Tapices o la Salita Pompeyana.

El estilo mudéjar y el plateresco están presentes también en el interior. Contiene bonitas techumbres de madera como la del vestíbulo inspirada en la de la Iglesia de Torralba de Ribota, joya del mudéjar aragonés.

El fino trabajo de yesería recuerda el de las puertas y ventanales del palacio de los Reyes Católicos de la Aljafería, de finales del siglo XV.

Vista de la Casa del Dean de Zaragoza desde la Calle del Dean

Se cuidó con esmero su decoración y mobiliario. Parte de este mobiliario se conserva todavía, destacando obras como diversas armaduras de los siglos XVI y XVII y otras dos japonesas de los siglos XVIII y XIX, un políptico de esmaltes del siglo XVI que representa la Vida, Pasión y Muerte de Jesús, o un bargueño de comienzos del siglo XVII.

Son muchos los tapices que decoran sus muros, como el tapiz que representa la entrada triunfal de Alejandro Magno en Babilonia de fines del XVII, ubicado en el vestíbulo.

Durante los Sitios de Zaragoza (1808 y 1809) el inmueble sufrió daños muy graves, al estar ubicado junto al Cuartel General de Palafox. Poco más tarde, en 1853, la casa fue abandonada por su residente habitual, dado el estado de franco deterioro, y pasó a servir como almacén.

En este estado permaneció hasta que en 1951 es declarado en inminente ruina. Para rescatar este lugar, fue adquirido por la Caja de Ahorros de Zaragoza, Aragón y Rioja (hoy Ibercaja) en 1953 con la intención de restaurar tan histórico enclave.

el Arco del Deán con la Plaza de San Bruno al fondo

Así, en 1958 se completó una exhaustiva reforma, llevada a cabo por Teodoro Ríos Balaguer y Teodoro Ríos Usón. Se rehizo el edificio casi de nueva planta, aunque utilizando los elementos preexistentes e incorporando otros para conseguir un convincente recuerdo del aspecto original. La actuación fue galardonada con el Trofeo Ricardo Magdalena de ese año.

Actualmente la Casa del Deán sigue siendo propiedad de Ibercaja y se destina a albergar parte de su patrimonio artístico. De forma puntual, también es utilizada como residencia de visitantes ilustres de Zaragoza.

Dirección: Calle del Deán 5, detrás de la Catedral del Salvador (La Seo)

lista de lugares imprescindibles para visitar en zaragoza