El Museo del Fuego y de los Bomberos ocupa lo que fue un viejo convento del siglo XVI, cuyo claustro, los sótanos y algunas dependencias monacales hoy acogen esta fantástica colección de objetos relacionados con el oficio de bomberos.

Además acoge exposiciones y numerosas actividades como talleres y espectáculos en familia o para público infantil, dando una gran vida a todo el vecindario de la zona en la que se encuentra.

El personal del Museo del Fuego son bomberos. Personas que han actuado en todo tipo de servicios a la ciudadanía, desde sofocar incendios o rescatar a accidentados de tráfico hasta mover peligrosos panales de abejas o recuperar gatitos de los más recónditos lugares.

Vehículos históricos en el Museo del Fuego y de los Bomberos 

Vehículos históricos en el Museo del Fuego y de los Bomberos

El Museo del Fuego y los Bomberos comprende el recinto del claustro, con sus fachadas interiores, del antiguo Convento de los Mínimos de la Victoria

El Museo del Fuego y los Bomberos comprende el recinto del claustro, con sus fachadas interiores, del antiguo Convento de los Mínimos de la Victoria

Vehículos históricos en el Museo del Fuego y de los Bomberos 

Camiones y cohes de bomberos en el Museo del Fuego y de los Bomberos Zaragoza

Es único en su género en España y por la variedad y calidad de sus fondos está situado al nivel de los mejores museos europeos y americanos.

Las piezas expuestas son el fruto de una labor de recopilación a lo largo de los años, mediante compras, donaciones y objetos guardados del propio material del Cuerpo de Bomberos de Zaragoza.

El museo guarda piezas de gran interés histórico. Podremos ver cómo eran los diferentes trajes que han utilizado los bomberos en diferentes épocas, desde los más antiguos y de gala, hasta los equipos más modernos de protección contra agentes químicos.

El Museo del Fuego y de los Bomberos ofrece numerosas actividades para toda la familia

El Museo del Fuego y de los Bomberos ofrece numerosas actividades para toda la familia

También encontrarás una maqueta de la desaparecida Torre Nueva que estuvo muy relacionada con los bomberos, ya que en función de su toque de campanas, estos, sabían en que barrio era el incendio.

Además podremos ver una mesa de ordenadores del año 1983, y que fue utilizada en el centro de comunicaciones del parque de bomberos central y supuso toda una innovación a nivel nacional.

Mercadillo en el Museo del Fuego y de los Bomberos

Mercadillo en el Museo del Fuego y de los Bomberos

Actividades para niños en el Museo del Fuego y de los Bomberos

Actividades para niños en el Museo del Fuego y de los Bomberos

Exposición 'Una mirada distinta 080. Femenino' de Steve Gibson en el Museo del Fuego y de los Bomberos de Zaragoza

Exposición en el Museo del Fuego y de los Bomberos

También se exponen diferentes utensilios utilizados para la extinción del fuego a lo largo de la historia, desde los curiosos extintores con forma de cono, hasta los cascos protectores utilizados por los bomberos.

En el patio del antiguo convento encontraremos impresionantes vehículos antiguos: carretes de mangueras, bicicletas, escaleras extensibles, bombas manuales, bomba de vapor y automóviles.

Los más pequeños (y los no tan pequeños) disfrutan de lo lindo viendo los grandes camiones rojos, las escaleras, las mangueras… todo les encanta.

 

El peor incendio en la ciudad

El peor incendio en la ciudad, o al menos el más conocido, se produjo muy cerca del Museo del Fuego, a menos 200 metros en línea recta. Fue en el Hotel Corona de Aragón, en 1979. Hoy en día está reconstruido y se llama Meliá Innside Zaragoza.

Aquella tragedia vuelve a salir en el recorrido. Fue un punto y aparte en la historia de los bomberos de Zaragoza, ya que se vio la necesidad de dotarlos de medios y formación para los muchos tipos de trabajos que acometen.

También son expertos en gases peligrosos y tienen que hacer rescates acuáticos, por eso entre su flota de vehículos poseen embarcaciones para navegar por el Ebro o el Canal Imperial. Hasta tienen sus propios médicos y enfermeros.

 

Los bomberos en Zaragoza

El oficio de bomberos es muy antiguo. El mismo romano que fundó Zaragoza hace 2.000 años, César Augusto, fue el primer jefe de bomberos en Roma. Creó el cuerpo de vigiles, o sea vigilantes en latín, que recorrían de noche la ciudad para comprobar que no había fuegos peligrosos.

El Cuerpo de Bomberos de Zaragoza, no ha existido siempre como hoy lo conocemos. Tendríamos que remontarnos al siglo XVI, época en la que el gremio de aguadores era el encargado de la extinción de incendios. Cuando sucedía un grave incendio se implicaban otros gremios como carpinteros albañiles, arquitectos y campaneros, las parroquias, y vecinos en general.

En la primera mitad del siglo XIX, se crean Organizaciones como la Compañía de Zapadores Bomberos de la Milicia Nacional, con clara estructura militar y la Sociedad de Seguros Mutuos contra incendios de casas que cubrían únicamente a sus asegurados. Es por el año 1863, cuando se constituye la Compañía de Bomberos Voluntarios y el año 1931, cuando se establece el Reglamento de la Compañía de Bomberos, con carácter profesional, con una estructura ya similar al actual.

 

El Convento de la Victoria

El Convento de los Mínimos de la Victoria, de la Orden de San Francisco de Paula, de Zaragoza, fue fundado el 27 de enero de 1576. Contó con la colaboración y apoyo del Conde de Aranda, Don Juan de Urrea, el Justicia de Aragón, D. Juan de Lanuza, Don Antonio Hijar, Don Martín de Bolea y Jorge del Frago. Este último hizo donación de las casas donde se instaló la incipiente comunidad.

La edificación de las nuevas instalaciones conventuales debió hacerse en varias etapas constructivas a lo largo de las últimas décadas del siglo XVI y las primeras del XVII. Al parecer la iglesia, y probablemente todo el Convento, fue construido por el «maestro de obras» Clemente Ruiz, autor también de buena parte del convento de las Carmelitas Descalzas llamadas Fecetas.

Vista del Museo del Fuego y de los Bomberos desde la Calle de Ramón y Cajal

Vista del Museo del Fuego y de los Bomberos desde la Calle de Ramón y Cajal

restos del antiguo convento en el museo del fuego

Restos del antiguo Convento de los Mínimos de la Victoria en el Museo del Fuego

La construcción del Convento propiamente dicho -lo único que hoy se conserva- se hizo gracias a la donación del Juan del Cornal, Jurado de la Ciudad, y debió terminarse antes de 1615. Cornal, que costearía también la Capilla del Cristo es considerado por estas donaciones -que debieron ser cuantiosas- como el fundador del Convento.

A comienzos del siglo XVII la iglesia estaba sin terminar y se contrataba en 1600 y 1603 al arquitecto Gaspar de Villaverde para que hiciera las capillas de la Virgen de la Soledad y la capilla mayor, respectivamente; Villaverde, con abundante obra documentada en Calatayud y Zaragoza, está considerado como el mejor arquitecto aragonés de la época.

Varios años después, otro prestigioso «maestro de obras» o arquitecto Domingo Zapata, con obra documentada en la Casa Consistorial de Huesca, Convento de San Ildelonso de Zaragoza, etc.,contrataba la realización de la escalera del claustro, cubierta con cúpula decorada con yeserías a base de lazo de tradición Mudéjar.

En el año 1835, con la Desamortización de Mendizábal y la exclaustración, el convento era suprimido. Después, como otros conventos desamortizados, fue convertido en cuartel. La iglesia debió derruirse a fines del siglo XIX o comienzo del XX y se conserva la construcción conventual, hoy propiedad del Ayuntamiento de Zaragoza, en la que están instalados el Parque de Bomberos y el Parque de Tracción en la planta baja.

El conjunto de gran monumentalidad ofrece una interesantísima muestra de la arquitectura monástica de transición del siglo XVI y XVII, muy clasicista y de gran elegancia y armonía en la disposición de sus elementos formales. Su estudio y por tanto su conservación es fundamental ya que se trata de la única construcción conventual conservada de las numerosas fundaciones que se hicieron en Zaragoza al filo del siglo XVII y que han desaparecido por diversos avatares históricos.

 

Museo del Fuego y de los Bomberos
Dirección
: Calle de Ramón y Cajal 32, justo detrás de Santiago el Mayor, la iglesia frente a la plaza de Salamero
Teléfono: 976 724 262
Horario: Del 1 de mayo al 31 de octubre: Martes a sábados de 10 a 19 h. Del 1 de noviembre al 30 de abril: Martes a sábados de 10 a 17 h. Domingos y festivos de 10 a 14 h. Lunes cerrado.

Los mejores museos, galerías y salas de exposiciones en Zaragoza