La animada Calle Cuatro de Agosto se extiende por casi 500 metros, desde la Calle Alfonso I hasta la Calle Cinegio. Fue y es una de las calles más importantes del Tubo, la zona de tapeo más popular de Zaragoza.

Es una de esas calles que ha sobrevivido al tiempo y que se creó casi con Zaragoza misma, con su desarrollo y expansión.

Cuatro de Agosto resulta ser una verdadera galería al aire libre donde se contemplan los estilos más diversos, la mayor parte de ellos concebidos en la primera mitad del siglo XX.

Primeros metros de la Calle Cuatro de Agosto

Primeros metros de la Calle Cuatro de Agosto

Anteriormente era conocida con el nombre de la Calle del Peso, cambiándole el nombre para conmemorar el día en el que los defensores de una Zaragoza sitiada, entablaron una lucha encarnecida contra el ejército francés, durante el segundo Sitio de la ciudad en 1809.

En la zona de la Puerta Cinegia los combates fueron cuerpo a cuerpo y durante los Sitios este sector quedó casi destruido por completo.

En la confluencia de las calles Cuatro de Agosto y Blasón Aragonés se encuentra la Alta Taberna Soria. En esta tradicional casa, fruto del saber transmitido de generación a generación y con el cariño como estandarte, se ensalza la cocina soriana desde la pasión y el trabajo.

Alta Taberna Soria

Alta Taberna Soria

Unos pasos más allá, está la parte trasera del antiguo Casino Mercantil, hoy Bantierra. Edificio modernista reformado totalmente en 1912 por el arquitecto Francisco Albiñana y por el escultor Dionisio Lasuén.

Enfrente del edificio de Bantierra, se ubica el Pasaje de los Giles, diseñado por Ricardo Magdalena.

Saliendo del Pasaje de los Giles hacia la izquierda, encontramos el Rock & Blues Café. Por estas paredes han pasado la mayoría de músicos del país. Unos dieron sus primeros conciertos y otros han vuelto a tocar cuando creían que fuera había demasiado ruido.

Aún y así, no hay que esperar a que toque alguien conocido en este local: vale la pena ir esta misma noche para que alguien te hable en otra lengua que todavía no has escuchado nunca.

Rock And Blues rock sala música en directo Zaragoza

Interior del Rock & Blues Café

Unos metros más arriba se encuentran varias tiendas cerradas, que recuerdan lo que fue el Tubo en su mala época. La primera de objetos para el fumador; la segunda tienda acogía a las máquinas de escribir Requejo; y la tercera albergaba la Ortopedia Francesa.

Seguimos nuestro paseo por esta típica calle, llegando a los números 17-19. En donde se situaba otro establecimiento con raigambre en el Tubo zaragozano. El limpiabotas Luis Pastor. En la actualidad, el local se ha dividido entre el bar El Limpia, y el zapatero que es el hijo mayor de Luis Pastor.

Los locales del limpiabotas Luis Pastor y de la Ortopedia Francesa en la Calle Cuatro de Agosto 

Los locales del limpiabotas Luis Pastor y de la Ortopedia Francesa en la Calle Cuatro de Agosto

En el número 18 se ubica el restaurante japonés Usabi. Su menú degustación es un placer de esos que todo el mundo debería concederse una vez en la vida, o si se puede, una vez al año. El chef Abel Mora es capaz de añadir a todos sus platos una huella de altísima elegancia y creatividad, donde la estética sorprendente nunca pasa por delante de una combinación de sabores genial.

Vista del Restaurante Usabi desde la Calle Cuatro de Agosto

Vista del Restaurante Usabi desde la Calle Cuatro de Agosto

Muy cerca, en el número 23, encontramos CroquetArte, un negocio en el que tan solo venden lo que su nombre indica: croquetas. Eso sí, lo hacen de todas las maneras y en todos los formatos posibles: para tomar en el propio local, llevar a casa, tanto cocinadas como frescas o congeladas, o para consumir dando un paseo en formato de cono para llevar.

En CroquetArte tan solo venden lo que su nombre indica: croquetas

En CroquetArte tan solo venden lo que su nombre indica: croquetas

En su tramo final nos topamos con el célebre Café-Cantante El Plata, una mezcla del espiritu del Moulin Rouge y de la tradición española del Cabaret. Cuando nació en 1920 era una elegante sala de espectáculos, como las que se describen en el Berlín de esos años en la película ‘Cabaret’. Aquel café cantante resistió hasta 1992 cuando tuvo que cerrar por un problema urbanístico.

Vista del Café-Cantante El Plata desde la Calle Cuatro de Agosto del Tubo

Vista del Café-Cantante El Plata desde la Calle Cuatro de Agosto

el plata cabaret espectáculo

Espectáculo del Plata

En 2008, el año de la Exposición Internacional en Zaragoza, la empresaria Joaquina Laguna le encargó al surrealista cineasta catalán Bigas Luna el reto de resucitar el Plata… y Bigas lo consiguió, creando el Cabaret Ibérico.

Bellas chicas y chicos, trajes maravillosos, buena música y sorprendentes y divertidos actos. El espectáculo mezcla con un toque de glamour, el baile y el canto. Es como un show de Las Vegas, pero en mitad de Zaragoza.

Personas caminando por la Calle Cuatro de Agosto del Tubo

Personas caminando por la Calle Cuatro de Agosto

En la parte final de la calle Cuatro de Agosto se ubica el restaurante Casa Lac, uno de los restaurantes más antiguos de Europa, con licencia para dedicarse a la restauración desde el año 1825, en tiempos del Rey Fernando VII.

En 2008 se hizo cargo del restaurante Ricardo Gil y aplicó la filosofía de su familia, desarrollada durante más de 30 años en su Restaurante 33 de Tudela, que es aprovechar y sublimar un producto excepcional como son las verduras de la huerta del Ebro.

vista del restaurante casa lac

Fachada del restaurante Casa Lac

Eso (y muchísimo más) es la Calle Cuatro de Agosto: un lugar donde es fácil perderse y sentirte dentro de una aventura, una locura y un remanso de paz, todo depende de donde estés y del momento del día.