San Vicente de Paúl es una de las calles más populares de Zaragoza. Es una arteria ubicada en el corazón de la parte antigua de la ciudad, siempre repleta de gente, acostumbrada al ir y venir constante de autos y transeúntes; una avenida que acoge a múltiples sitios de interés y encierra infinidad de historias.

Recorrerla es, por tanto, transportarse en el tiempo y disfrutar de los contrastes de la ciudad.

San Vicente de Paúl comenzó a construirse en 1949 y se llevó por delante más de 150 edificios –que ocupaban casi 30.000 metros cuadrados– y una veintena de callejuelas.

Algunos de los edificios que se derrumbaron eran de gran valor, como el Palacio de Salabert-Sora, del que afortunadamente se salvó la portada, trasladada piedra a piedra hasta el convento de las Hijas de la Caridad de Santa Ana, ubicado en el número 1 de la Plaza del Pilar.

Calle de Garro durante la construccion de la Calle San Vicente de Paul

Derribo de la calle de Garro durante la construccion de San Vicente de Paúl, 1949 (Imagen: Archivo del Ayuntamiento de Zaragoza)

Según el cronista de la ciudad, las calles que desaparecieron con este trazado fueron: Cíngulo, Conde de Alperche, Chantre, Garro, Graneros, Grillo, Laberinto, Lezaún, Monserrate, Olivo, plaza de la Cebada, plazuela de la Leña, plazuela del Reino, plazuela de Talayero, plazuela de Tejedores, Red, Retiro, Rosa, Sartén y Yedra.

Las obras se prolongaron hasta 1951 y permitieron conectar el Coso con el Paseo Echegaray y Caballero y la ribera del río Ebro, una reiterada aspiración de los arquitectos municipales de Zaragoza.

Inmediatamente se consolida como una de las más cosmopolitas y comerciales del siglo XX zaragozano. Ir de compras a los establecimientos que en ella se ubicaban, era uno de los pasatiempos de moda. Incluso, la intersección de San Vicente de Paúl y Mayor era reconocida por muchos como el corazón palpitante de la ciudad.

En el número 7 se encuentra Toque de Canela, un espacio coqueto con una oferta de pastelería artesana digna de cualquier fiesta de cumpleaños de dibujos animados. Esas en las que los pasteles de colores ocupan toda la mesa, con un aspecto esponjoso y brillante. Aun así, la tarta de queso no pasa desapercibida. El toque ‘homemade’ se nota en cada mordisco.

Pastelería Creativa Toque de Canela

Pastelería Toque de Canela

En 1946 fue inaugurado uno de los edificios mas destacables de la calle, el Colegio del Pilar de los Hermanos Maristas (San Vicente de Paúl, 11-15). Tras su posterior adquisición y restauración por la Diputación General de Aragón, ahora alberga algunas de sus oficinas.

Colegio del Pilar de los Hermanos Maristas

Colegio del Pilar de los Hermanos Maristas

El mercado de San Vicente de Paúl (San Vicente de Paúl, 22) fue diseñado en 1945 por los arquitectos municipales José Beltrán y José de Yarza. El edificio fue una iniciativa del Ayuntamiento de Zaragoza (de ahí que el proyecto corriera a cargo de los dos arquitectos municipales) para construir un inmueble que acogiera un programa doble de viviendas y mercado.

mercado de san vicente de paul zaragoza

Mercado de San Vicente de Paúl

Esenzia es una tienda de moda de vanguardia y complementos situada en la esquina de las calles Mayor y San Vicente de Paúl. Desde 2005, Esenzia vende ropa alternativa, hippie y urbana, además de apoyar a diseñadores locales jóvenes que están empezando, sobre todo en materia de complementos y bolsos.

Su escaparate llama la atención al pasear por San Vicente de Paúl. Ropa alternativa de chico y chica y todo tipo de complementos llamativos.

Esenzia Moda tienda de moda en Zaragoza san vicente de paul

Esenzia Moda

La Pantera Rossa (San Vicente de Paúl, 28) es un centro social y librería construido sobre varios colectivos, que deseaban impulsar un centro social de nueva generación dirigido hacia la acción cultural y comprometido con la economía social y solidaria. Un espacio amplio y abierto que fuera útil a los colectivos y a los movimientos sociales.

La Pantera Rossa

La Pantera Rossa

En la esquina con San Lorenzo encontramos Ecomonegros, una empresa familiar de Leciñena que desde hace más de 10 años produce pan ecológico de manera tradicional en su propio molino. Su tienda en Zaragoza en San Vicente de Paúl es la culminación de un proyecto de recuperación de semillas antiguas, de concienciación y sensibilización con la salud, con el medio ambiente y con el desarrollo sostenible.

ecomonegros panaderia zaragoza

Panadería Ecomonegros

En 1872 se construyó en el número 31 el Colegio San Vicente de Paúl, edificio que da nombre a la calle.

A pocos pasos, haciendo esquina con la calle Palafox, nos sorprende el magnífico Palacio de Palafox, erigido hacia 1785 por el arquitecto Agustín Sanz (el mismo que diseñó el Teatro Principal y la Puerto del Carmen), para el padre del General Palafox, don Juan Felipe Rebolledo de Palafox.

A lo largo de su historia, el palacio ha albergado un hospital de convalecientes, un colegio de huérfanas, un asilo para niños desvalidos y la Capitanía General de Aragón. Completamente renovado en 2014, en la actualidad alberga viviendas, oficinas y una residencia de ancianos.

Calle San Vicente de Paúl

Antiguo Palacio de Palafox

Si seguimos el trazado, nos toparemos enseguida con el Conservatorio Profesional de Música de Zaragoza (San Vicente de Paúl, 39). Ocupa un inmueble proyectado en 1930 para la Escuela Superior Aneja a la Normal de Maestros, después Grupo Escolar Palafox. Se construyó sobre el solar que dio la demolición de la Casa de los Batista de Lanuza (siglo XVI).

A lo largo de San Vicente de Paúl, además, encontramos diversos talleres de restauración, ya sean de piedra, metales, textiles, libros, documentos, muebles, lámparas de estilo, cerámica o relojes antiguos.