No debería ser ningún secreto que el Casco Histórico de Zaragoza se estructura en torno a sus plazas, cada una con su abanico de atractivos.

Escenario de todo tipo de celebraciones (autos de fe, ejecuciones, representaciones teatrales, fiestas, torneos, canonizaciones y proclamaciones, etc.), ha cambiado de nombre hasta en diez ocasiones, dependiendo de las diferentes etapas de la historia de la ciudad.

La plaza está repleta de casas que en su momento sirvieron como residencia a las principales familias de la burguesía zaragozana.

Las fachadas y soportales arcados que la circundan son, gracias al poderío de estas familias, un gran muestrario de los estilos constructivos de cada época.

Es uno de los sitios arquitectónicamente más eclécticos de Zaragoza, donde el Barroco convive en armonía y complementariedad al lado del Modernismo inspirado en Antoni Gaudí.

A finales del siglo XIX y principios del XX la plaza vio la adición de edificios de viviendas y comerciales más altos, que desafortunadamente no mantuvieron la coherencia arquitectónica original.

Esta plaza fue remodelada en abril de 1990 por un equipo dirigido por Ricardo Usón García, recuperando para el peatón la mayor parte del espacio, al mantener únicamente para el tráfico rodado la mencionada calle de San Jorge y la conexión angular entre ésta y la de San Lorenzo.

En la Plaza Nolasco se entrelazan las construcciones de piedra, los balcones volados, techos de alfarje, ventanas de madera torneada, pinturas murales, vitrales, fachadas y amplios portales arcados, que en buena lid serían el pretexto ideal para estudiar desde allí la historia de la arquitectura en Zaragoza.

En el centro de esta plaza, a la sombra de álamos y ceibas, se sitúa una elegante fuente en homenaje a los hermanos Argensola. Los hermanos Bartolomé y Lupercio de Argensola (Barbastro, Huesca), fueron destacados poetas e historiadores españoles del Siglo de Oro.

Monumento a los Hermanos Argensola en la Plaza San Pedro Nolasco de Zaragoza

Fuente en homenaje a los Hermanos Argensola

En el número 2 está el Moonlight Experimental Bar, sin duda una de las coctelerías del momento.

No es una propuesta transgresora pero sí escrupulosa con los cánones clásicos de la gran mixología. Carta profunda, con gran respeto por los clásicos, y propuestas muy vanguardistas, siempre con cuidadas presentaciones y a precios muy razonables.

Moonlight Expererimental Bar coctel

Cóctel del Moonlight Expererimental Bar

Aquí los bartenders saben qué se traen entre manos y lo mejor es dejarse aconsejar por ellos.

Estamos pues ante verdaderos artesanos de la bebida que nos brindan la rara posibilidad de beber algo distinto.

En lo que ahora es el número 3-4 vivió Francisco de Goya. La familia Goya perdió su casa en la plaza de Salamero al no poder pagar las deudas por su reforma. Tras un tiempo en Alagón, a la vuelta a Zaragoza, comenzó el periplo del pintor, de alquiler en alquiler, en un inmueble situado en lo que ahora es la plaza de San Pedro Nolasco.

Zona donde se encontraba la Casa de Goya en la Plaza San Pedro Nolasco 3-4

Zona donde se encontraba la Casa de Goya en la Plaza San Pedro Nolasco 3-4

A pocos metros, en el número 6, se sitúa el Palmaria Café, un local que reparte tartas caseras, mini bocadillos, tostadas y amabilidad a muchos vecinos modernos del barrio, que lo eligen como lugar de reunión.

Seguro que cuando entréis en el Palmaria Café su aspecto os resultará familiar. Os recordará a otros lugares que quizá no acabéis de precisar, con su aire cuqui-vintage con personalidad propia.

Sillas rojas de hierro forjado, amarillas de madera y azules de plástico rodean mesas de tamaños y materiales diferentes que hacen de este rincón uno de los más eclécticos y alegres de la zona.

Palmaria Café en la Plaza San Pedro Nolasco

Palmaria Café

La atmósfera es relajada, y el público, moderno, joven y calmado.

No es extraño, el Palmaria Café es un centro de desintoxicación infalible cuando habéis tenido sobredosis de oficina: un zumo natural, limonada de la casa o una infusión, si estáis blandos; un pastel casero o uno de sus magníficos mini bocadillos, si el hambre aprieta; un gintonic para hacerlo bajar todo.

Al otro lado de la plaza se ubica la Iglesia del Sagrado Corazón de Jesús y en su interior el Museo de los Faroles y Rosario de Cristal. En él se exhiben las piezas de artesanía que componen el Rosario de Cristal. El Rosario de Cristal es uno de los actos más relevantes de las fiestas del Pilar.

Iglesia del Sagrado Corazón (Museo de los Faroles y Rosario de Cristal)

Iglesia del Sagrado Corazón (Museo de los Faroles y Rosario de Cristal)

A pocos metros, en el número 7, se encuentra una sede del Gobierno de Aragón, y en su fachada un vistoso mural deÁngel Orensanz. El mural es una decoración de composición axial muy estudiada, pues a izquierda y derecha del círculo que preside la pieza central en forma de cuadrado regular se van alternando una franja cerámica rectangular amplia y otra más estrecha entre relieves de cemento que primero son más regulares pero se hacen muy anchos en los extremos.

Mural en la fachada del Gobierno de Aragon de Ángel Orensanz en la Plaza San Pedro Nolasco

Mural de Ángel Orensanz en la fachada de la sede del Gobierno de Aragon en la Plaza San Pedro Nolasco

El Café Nolasco (Calle San Jorge 18) es uno de los establecimientos más apetecibles del entorno de la plaza de San Pedro Nolasco.

Las paredes son blanco impoluto, los techos son altísimos y alguien se ha dedicado a pintar los tubos de refrigeración. No faltan los jarrones enorme de flores frescas.

Café Nolasco

Café Nolasco

El local es amplio y con una decoración moderna y acogedora, con un marcado toque vintage. Merecen una mención especial los preciosos cuadros de ilustradores locales que embellecen cada rincón del espacio.

Su gran barra está llena de sugerentes bizcochos, quiches, tartas caseras y productos delicatessen como patatas fritas o galletas británicas.

Una buena opción para desayunar, almorzar o tomar una cerveza bien fría o una copa tranquila.

Justo al lado se sitúa Horst, un espacio vivo y cambiante lleno de propuestas atractivas, dentro de un concepto multidisciplinar que nos encanta. Te puedes enamorar del tacto de un cojín o del olor de un jabón de manos. Y comprártelos. Sus precios os sorprenderán (para bien).

zona de moda vintage en la tienda de horst

Zona de moda vintage en Horst

Una tienda de decoración y cosas bonitas en el Casco Histórico en la que puedes encontrar casi, casi, casi, de todo para casa y para uno mismo. Desde complementos súper estilosos hechos por diseñadores y creativos de Zaragoza, a piezas para decorar la casa traídas de cualquier parte del mundo.

Recientemente Horst ha ampliado su oferta habitual de objetos de diseño, con una nueva y coqueta sección de prendas vintage.

En la cercana calle San Lorenzo está Elio & Coco Speciality Coffee, una de las cafeterías de especialidad de referencia en Zaragoza.

Es un lugar ideal para aprender, probar y preguntar. Son unos entusiastas y te explicarán con todo detalle lo que quieras de la elaboración, del origen, de los mil matices del café y de todo lo que trabajan.

Desayuno de la cafeteria de especialidad Elio and Coco Speciality Coffee

Desayuno en el Elio and Coco Speciality Coffee

Enseñan todo lo que hacen. El foco no está en los cuadros sinó en la manera de hacer café y servirlo.

Además de café, Elio & Coco ofrece una cocina de autor elaborada con productos de temporada, próximos, saludables y de calidad.

A escasos metros de distancia, en el número 12, encontramos a L. Whychoosseel Store, una tienda que aúna la venta de diseño de autor y la prestación de servicios fotográficos, así como la venta de fotografías.

Aquí encontrarás tanto las colecciones de la diseñadora Laurel Whychoossee, como una gran selección de ropa nueva y un pequeño apartado con ropa de diferentes marcas y creadores.

L. Whychoossee Store

L. Whychoossee Store

En el mismo número se halla la Ventana Indiscreta, una singular tienda/librería que ofrece un amplio catálogo de productos relacionados con la música, el cine y las series de televisión.

Es uno de esos sitios que merece la pena visitar cuando se busca un regalo original, con gran colorido y un marcado aire retro. Su oferta de regalos no deja indiferente a nadie.

Esta tienda es el lugar ideal para localizar multitud de artículos inspirados en el cine y la televisión de los años 60, 70 , 80 y actual, como Mazinger Z, Audrey Hepburn, Regreso al Futuro o Stranger Things.

la ventana indiscreta zaragoza

La Ventana Indiscreta

La Plaza San Pedro Nolasco también tiene muy próximos dos de los museos arqueológicos romanos: el Teatro Romano (Calle San Jorge 12-14) y las Termas Públicas Romanas (Calle San Juan y San Pedro, 3-7).

El Teatro Romano de Caesaraugusta fue edificado en época de Tiberio (14-37 d.C.) y finalizado en época de Claudio (41-54 d.C.), siguiendo el modelo del Teatro Marcelo de Roma. Los restos del teatro romano de Caesaraugusta quedaron sepultados bajo viviendas en el siglo XVIII y fueron descubiertos fortuitamente al iniciarse unas obras en la calle Verónica en 1972.

En el año 2003 se inauguró el Museo del Teatro Romano de Caesaraugusta. El teatro es visitable, bajo una estructura que nos da una idea de la envergadura que pudo tener en la época en la que fue uno de los monumentos más importantes y populares de Caesaraugusta.

Museo del Teatro Romano de Caesaraugusta de Zaragoza

Museo del Teatro Romano de Caesaraugusta

En el Museo de las Termas Públicas de Caesaraugusta (inaugurado en el año 1999) se conservan los únicos restos visibles de lo que debieron ser las termas públicas más extensas de la ciudad. Estaban ubicadas en un lugar estratégico dentro del urbanismo de la ciudad, entre el foro y el teatro, en una franja central dedicada fundamentalmente a usos públicos con edificios monumentales.

Antigua Piscina Romana en el Museo de las Termas Públicas de Caesaraugusta

Antigua piscina romana en el Museo de las Termas Públicas de Caesaraugusta

La Plaza San Pedro Nolasco es probablemente el rincón más bello de Zaragoza, y no solo para turistas: los niños de una escuela juegan al aire libre o se sientan a leer bajo los inmensos portales ajenos al trasiego de los visitantes.

La Plaza San Pedro Nolasco se mantiene como un cobijo para los vecinos y visitantes que buscan tomarse una cerveza o picar algo tranquilamente.

A pesar de este maná de sillas y mesas, por la noche no es fácil encontrar sitio para sentarse, pero cuando se consigue, no hay quien te desenganche el culo de tu trocito de paraíso urbano.

Uno de esos lugares para reenamorarse de Zaragoza y del mundo en general.