La plaza se abrió en 1908 con motivo de la Exposición Hispano-Francesa de 1908. Se colocó en ese emplazamiento un monumento alegórico a Zaragoza (un león) y en homenaje a Basilio Paraíso (se le representa de medio cuerpo), a partir de 1935.

​En 1947 se trasladó al Parque José Antonio Labordeta debido a que la escultura estorbaba la visibilidad al tráfico rodado. También en la década de los 80 la plaza acogió la réplica del Augusto de Prima Porta, actualmente presente en la avenida de César Augusto, justo al lado de las murallas romanas.

En la década de los 60 se instaló una fuente decorativa de gran tamaño.

En 2011, durante las obras de la segunda fase del tranvía, el Ayuntamiento de Zaragoza decidió desmontar la fuente, “que no tenía ningún valor histórico”.

En ese mismo año la plaza Paraíso se peatonalizó y desde entonces une el Paseo Independencia con Gran Vía.

Una escultura de bronce con la imagen de Basilio Paraíso preside desde enero de 2013 la plaza que lleva su nombre.

Monumento a Basilio Paraíso en Zaragoza