Para desayunar un fin de semana con la familia, merendar con los amigos o recuperar fuerzas antes de volver a casa de una noche de fiesta. El chocolate con churros es tan versátil que puede disfrutarse casi en cualquier ocasión. Pero no en todos los bares, pastelerías o cafeterías saben servirlo con el espesor y la intensidad justa del chocolate y la fritura perfecta de los churros, crujientes pero sin demasiada grasa.

A la archiconocida Chocolatería La Fama le han salido algunos competidores donde disfrutar de este típico desayuno o merienda.

 

Café Levante

cafe de levante vidriera modernista

Un espacio de paredes de piedra, mesas de mármol y sillas de madera, donde nos espera una carta llena de pasteles, chocolates, tés e infusiones, refrescos, bocadillos, licores y cafés, muchos cafés.

El encanto del local y el pintoresco cuadro que conforma la clientela hace que el café también tome un sabor nostálgico y evocador.

Sus baristas son expertos en la preparación de esta estimulante bebida, además de agradables y simpáticos.

Para almorzar y merendar ofrecen cruasanes, torrijas, churros, pasteles caseros variados… Sentarse aquí a cualquier hora para tomar algo y simplemente dejar pasar el tiempo es una actividad excelente para la salud. Comprobadlo.

Dirección: Calle Almagro, 4

 

Chocolatería Ulzama

Chocolatería Ulzama churros y chocolate en zaragoza

Esta pequeña cafetería de barrio lleva sirviendo churros y porras artesanales desde hace décadas.

Sus churros y porras se elaboran artesanalmente y se sirven recién hechos, acompañados de un café o un chocolate caliente.

También elaboran ‘churros de chocolate blanco, negro, con crocante, de chocolate blanco con canela…’, como indican desde Ulzama, donde buscan ‘algo distinto’.

Guste o no el dulce, hay que conocer la Chocolatería Ulzama.

Dirección: Calle Fueros de Aragón, 1

 

Churrería Chocolatería Satur

Dónde comer el mejor chocolate con churros de Zaragoza

Esta pequeña cafetería lleva sirviendo churros y porras de excelente calidad y, por supuesto, recién hechos, desde 1977. Estos más de 40 años haciendo churros le dan a esta churrería de San José un savoir faire que marca la diferencia.

Los churros y porras del Satur se elaboran artesanalmente y se sirven recién hechos, acompañados de un café o un chocolate caliente.

Si consigues hacerte un hueco los fines de semana por la mañana no olvides pedir tu media docena de churros, que también te puedes llevar a casa para disfrutarlos con más tranquilidad.

En la barra o para llevar. Este chocolate con churros en Zaragoza, a un precio más que justo, sabe bien en cualquier lugar.

Dirección: Avenida de San José, 124

 

Churrísimo

Churrísimo churreria en Zaragoza

La churrería fashion de Zaragoza tiene productos adorables como el churrolazo, un churro con forma de lazo y glaseado y decorado con distintos ‘toppings’.

Estos ‘toppings’ son diferentes productos que se le añaden al churro y que pueden ser líquidos o se espolvorean de forma rallada.

Los más demandados son los glaseados de oreo y chocolate blanco, los churros choco ‘crunch ‘y el churro de crema de lotus rallado por encima con chocolate.

Aparte del churrolazo, en Churrísimo también ofrecen otros productos como los gofres dulces y salados, las tostadas brioche, las galletas y tartas artesanales o el chocolate en taza.

Dirección: Calle Mayor 1

 

Chocolatería Lalmolda

Chocolatería Lalmolda chocolates y churros en zaragoza

Sus churros y porras se elaboran artesanalmente y se sirven recién hechos, acompañados de un café o un chocolate caliente.

Tanto el chocolate como los churros son caseros y que el único truco para lograr un buen resultado reside en freír la masa siempre en aceite limpio.

Con una larga barra que ocupa casi todo el local y algunas mesas bajas, es lugar de reunión habitual de los vecinos del barrio para desayunar o merendar.

‘Mujeres que antes tenían 60, ahora nos siguen viniendo con 80 acompañadas de sus hijas y nietas’, explica Reyes Lalmolda, propietaria de este céntrico establecimiento.

Dirección: Calle Méndez Núñez, 12

 

Chocolatería San Miguel

Chocolatería San Miguel

La Chocolatería San Miguel es todo un clásico del churro zaragozano. Encontraréis todo el repertorio clásico en versión estrictamente artesana: churros, churros de chocolate, pestiños y porras. Los tiquismiquis del café también serán bien atenidos.

Dirección: Calle San Miguel, 14

 

Churrerías Delicias 

Churrerías Delicias en Zaragoza

La familia Remón Pina regenta desde hace más de 50 años la Churrerías Delicias, que durante las festividades del Pilar y el periodo navideño cuenta con varios puestos repartidos por toda la ciudad.

Aquí podéis encontrar también unos churros espectaculares, que puede ser finos o gruesos, sencillos o rellenos.

Se ha ganado una merecida fama gracias a su chocolate artesanal, sus churros y porras que preparan cada mañana.

 

Churrería El Gancho

Si os gustan los churros un poco más gruesos que los habituales, poco aceitosos, y buscáis siempre productos artesanos y sin aditivos, y si además sois fans del chocolate, os lamentaréis durante toda la vida por no haber ido antes a la Churrería El Gancho.

Sus churros y porras se elaboran artesanalmente y se sirven recién hechos, acompañados de un café o un chocolate caliente.

Con una larga barra que ocupa casi todo el local y algunas mesas bajas, es lugar de reunión habitual de los vecinos del barrio para desayunar o merendar.

Guste o no el dulce, hay que conocer la Churrería El Gancho.

Dirección: Calle Cereros 10

 

Churrería La Bola de Plata

La Bola de Plata mantiene todo lo que se espera de las churrerías de nuestra infancia: baldosa de cerámica, mármol, mesas de mármol claro y una barra llena de delicadezas dulces, como pasteles caseros, churros, porras, buñuelos, croissants y galletas para acompañar el chocolate. ¡Ah! ¿Hemos dicho chocolate? Aquí elaboran un chocolate espectacular, que sirven en tazas grandes hasta decir basta.

Dirección: Calle Sobrarbe 38

 

Chocolatería La Fama

Es un clásico capaz de provocar largas colas en la calle Alfonso. Las familias Trasobares y Bazán llevan desde 1949 endulzando el paladar de una clientela muy fiel.

Este espacio especializado en el mundo del chocolate sirve uno a la taza absolutamente irresistible, 100% natural, que debemos combinar con unos cuantos churros que se elaboran diariamente en el obrador del establecimiento.

Con una larga barra que ocupa casi todo el local y algunas mesas bajas, es el lugar de encuentro tanto de personas mayores de la zona como turistas que buscan un desayuno o merienda tradicional, un buen chocolate caliente acompañado de unos churros, buñuelos o porras, además de todo tipo de pastelería artesanal.

Eso sí, prepárate para esperar cola, porque siempre está llena. Lo que sí te aseguramos es que la espera merece mucho la pena.

Dirección: Calle de Prudencio, 25

 

Churrería Los Ángeles

En una esquina del Barrio de Las Fuentes nació en el año 1962 esta churrería-chocolatería que se ha ganado una merecida fama gracias a su chocolate artesanal, sus churros y porras que preparan cada mañana.

La experiencia y el buen hacer es su mejor carta de presentación.

Dirección: Calle Salvador Minguijón, 37

 

Chocolatería Porta

Si os gustan los churros un poco más gruesos que los habituales, crujientes, poco aceitosos, y buscáis siempre productos artesanos y sin aditivos, y si además sois fans del chocolate, os lamentaréis durante toda la vida por no haber ido antes la Chocolatería Porta.

Esta churrería también se atreve con combinaciones tan absolutamente alejadas de la tradición como los churros rellenos de anchoa.

Dirección: Avenida Francisco de Goya, 16

 

Si crees que hay otra chocolatería que debería estar en nuestra lista, dinos cuál y nos acercaremos de propio para ver si merece estar en este TOP!