Nunca la combinación de unos ingredientes tan sencillos como el huevo, patata, aceite y cebolla (o no, he aquí el gran dilema) dio tanto que hablar. Resulta curioso que de tan humildes ingredientes salga un manjar como la tortilla, icono de nuestra cultura gastronómica, y probablemente nuestro plato más suculento, discutido y amado.

Dejando a un lado la de nuestra madre / abuela, todos tenemos ese bar donde hacen nuestra tortilla de patata favorita. Por eso alrededor de este popular plato se desarrollan jugosos debates acerca de dónde encontrar la mejor pieza.

La discusión se extiende hasta los más pequeños detalles: ¿con cebolla o sin cebolla?, ¿doradita o poco hecha?, ¿tipo ladrillo o temblona?, ¿aceite de oliva o de girasol?, ¿cocida por un lado o por ambos?…

En Zaragoza hay una grandísima tradición del pincho de tortilla, que se disfruta con fruición a cualquier hora del día. Habida cuenta de la popularidad de la tortilla, desde Zaragoza Guía hemos querido reunir algunos de los mejores sitios donde tomar tortilla de patata en Zaragoza:

 

Bar Circo

Tortilla en el Bar El Circo de Zaragoza

Situado en la Calle Blancas (bocacalle del Coso), a pocos minutos de la Plaza de España,

El Circo es un clásico del tapeo. No hay más que ver lo complicado que es hacerse un hueco para entrar el fin de semana a la hora del vermut. El Circo es un bar de toda la vida que ofrece la mejor tortilla de patata de Zaragoza.

Tras semanas de concienzudo estudio y un buen número de catas de pinchos de tortilla realizadas en el Bar el Circo, parece que el único secreto que tiene su tortilla es que además de ingredientes de primera calidad, le ponen mucho amor y trabajo.

Su ración de tortilla es generosa, suculenta y el precio muy razonable. Además, en el Bar el Circo hay un excelente y amabilísimo personal que recibe a todos los visitantes con una sonrisa, simpatía y buen hacer. Además de la suculenta tortilla de patatas, también recomendamos la ensaladilla rusa, el huevo y el pimiento relleno y las croquetas.

Dirección: Calle Jerónimo Blancas, 4

 

Garbo Gentle Bar

tortilla de patata en el garbo gentle bar

Su decoración es entre industrial y vintage, con grandes ventanales y largas mesas para compartir uno de sus espectaculares cafés y raciones.

Aquí el café se mima mucho, es de especialidad. También podéis probar sus esponjosos croissants, brioches, minis y unas larguísimas tostadas con mantequilla y mermelada y una gran variedad de combinaciones con jamón ibérico y nutella.

Sus recetas caseras y su selección de productos seguro que te gusta tanto como a nosotros. Su minucioso viaje a la semilla, a los orígenes de los incontestables de nuestra gastronomía, nos trae de vuelta una espectacular tortilla de patata.

Es el paradigma de la tortilla líquida: cebolla caramelizada (aunque también se puede pedir sin cebolla) y patata al punto nadan en un lujurioso caldo de huevo calentito, puro oro líquido de dos huevos, que lo liga todo de una forma inmejorable, llegando al punto de dulce-salado genial. Un placer superlativo por 2,2 euros.

Dirección: Plaza los Sitios, 18

 

Bar Los Coscos

Bar Los Coscos

No hay una lista con las mejores tortillas de patata de Zaragoza en que no aparezca este bar familiar.

Su tortilla de patata hace honor a su fama. En Los Coscos sirven una tortilla gruesa, cocinada en su punto, cuajada pero a la vez jugosa… Una tortilla con todos los ingredientes ligados, listos para deshacerse en la boca.

El otro hito indiscutible aquí son los huevos rotos.

El goteo desde primera hora de la mañana hasta que cierran es constante y entre su clientela hay oficinistas de traje, gente (bien) del barrio y currelas de toda índole.

Es un local realmente grande pero en su comedor no cabe un alfiler a la hora del almuerzo. Merecida recompensa a un trabajo constante durante tantos años.

Dirección: Calle Madre Vedruna, 7

 

Bar Hermanos Teresa

Bar Hermanos Teresa

Ubicado en el barrio de San José, algo alejado del centro turístico de Zaragoza, el Bar Hermanos Teresa es un clásico de la escena gastronómica zaragozana que bien merece el desplazamiento.

La fachada y la decoración del local es sencilla, pero no te dejes engañar por las apariencias, la barra del Hermanos Teresa está llena de suculentos pinchos de autor, a cual más atractivo y las paredes repletas de premios, menciones y diplomas.

Su especialidad son las tapas y raciones de sabores tradicionales como los callos de ternasco, las cocochas de bacalao al pil-pil, las madejas de cordero, los calamares fritos o la deliciosa tortilla de patata sobre salsa de pimentón y cominos.

Dirección: Calle del General Ricardos, 11

 

Museo de la Tortilla

Museo de la Tortilla de Zaragoza

El Museo de la Tortilla es un sitio muy recomendable para tomar unos buenos pinchos de tortilla en buena compañía.

La tortilla de patatas no es una artesanía exacta, puede ser más o menos sabrosa, aunque la del Museo de la Tortilla siempre sea satisfactoria.

Y que, hay que decir, bordan la tortilla de patatas, la textura uniforme y melosa, aunque la de morcilla, la de longaniza y la de berenjena también sean muy recomendables.

Cada pincho cuesta 1 Euro y un vino también (se agradece además que el vino suele ser bueno).

Es un lugar inmejorable para comer unas tortillas superlativas y probar el buen vino y embutido. Así como para apoyarse en la barra y dedicarse a observar la fauna que pasa.

Dirección: Calle de la Cadena, 18

 

A Flama Taberna Vegana

tortilla vegana en a flama taberna vegana

La Taberna A Flama es conocida por ser uno de los restaurantes veganos más emblemáticos de la ciudad.

Todos los vegetarianos quieren ser diferentes, pero éste lo es de verdad: su recetario, a medio camino entre la tradición aragonesa y la cocina de autor, es sorprendente, sabroso y sin dogmas vegetarianos.

¿Tortilla de patatas vegana? A los amantes de la ortodoxia tortillera y la labor grasienta esto les parecerá una broma de mal gusto, pero si hay buena mano, es posible. Hecha sin huevo y servida con una salsa casera, es buena, buena.

Dirección: Calle Mayor, 53

 

Espumosos SagastaEspumosos Delicias y Espumosos Cinco de Marzo

tortilla en los espumosos

El origen de Los Espumosos no está todavía bien establecido. Se sabe que ya en el año 1914 existía un local en el paseo de la Independencia, abierto por Hermenegildo Aguaviva, fabricante de gaseosas y espumosos, que llevaba el nombre de Los Espumosos.

Los Espumosos se convirtió en un icono de la hostelería zaragozana, y sus productos ganaron fama incluso fuera de la ciudad, especialmente sus gambas rebozadas, su ensaladilla rusa y su cerveza con jarabe de limón (fue uno de los primeros en montar un serpentín para que la cerveza se sirviera a baja temperatura).

Los Espumosos nos propone una amplia selección de tapas y raciones con sabores tradicionales, entre los que destacamos las gambas Orly, los calamares, el taco de bonito, los pimientos rellenos, la ensaladilla rusa, la tortilla y unas bravas fenomenales.

Direcciones:

Espumosos Sagasta, Paseo de Sagasta, 5

Espumosos Delicias, Calle Delicias, 18

Espumosos Cinco de Marzo, Calle Cinco de Marzo, 9

 

Bar La Jaula de GrillosBar La Jaula de Grillos

Otra muesca en la rueda del tapeo por la muy recomendable zona centro. Y ésta se postula como uno de los aterrizajes más prometedores.

Elaboraciones honestas que siguen la temporada y realzan la excelencia que buscan siempre para su materia prima.

La tortilla de patatas no es una artesanía exacta, puede ser más o menos sabrosa, aunque la del Bar La Jaula de Grillos siempre sea satisfactoria.

Dirección: Calle Juan Bruil, 19, a pocos pasos del Paseo de la Independencia

 

Zeppelin Café

tortilla de patata en el zeppelin cafeEn el Zeppelin Café están especializados en recetas y tapas caseras, elaboradas como manda la tradición. Imprescindibles son su pincho de tortilla de patata (con un punto perfecto), las croquetas caseras, carabinero y los mini-bocadillos variados, con un poco de sal gorda por encima.

La tortilla no es una artesanía exacta, puede ser más o menos sabrosa, aunque en el Zeppelin Café siempre sea satisfactoria.

Su tortilla desborda zumo, patata tierna y un sabor salado delicioso (sin cebolla). Por muy poca pasta -con impecable flauta de pan con tomate- es un placer de lo más democrático. También la puedes encargar para llevar.

Dirección: Calle la Paz, 7, esquina con Calle Héroes del Silencio

 

Café Levante

cafe de levante vidriera modernista

¿Qué sería de Zaragoza sin sus tabernas centenarias? Nos encanta tanto descubrir sitios nuevos, como revisitar los de siempre. Y es que el Levante data su fundación del 4 de enero de 1895. O lo que es lo mismo, más de siglo y medio de vida ¡Cuántos personajes habrán pasado por allí y cuántas cosas habrán visto y oído sus paredes!.

Hay hábitos, costumbres, tendencias que, afortunadamente, nunca pasan de moda. Una de ellas es, en esta Zaragoza a veces poco identificable, regalarse un desayuno o una merienda en el histórico Café Levante.

Se llamó «de Levante» por estar situado junto a la puerta del Carmen, entrada de la carretera que venía de tierras valencianas.

Un espacio de paredes de piedra, mesas de mármol y sillas de madera, donde nos espera una carta llena de pasteles, chocolates, tés e infusiones, refrescos, bocadillos, licores y cafés, muchos cafés.

Dirección: Calle Almagro, 4, a pocos metros del Paseo Pamplona

 

Bar Dovela

Bar Dovela

El Bar Dovela, con un agradable comedor, goza del encanto de las buenas barras de tapeo. Mesas altas, pizarras en la pared con las raciones, bocadillos y la lista de vinos recomendados, y un constante vaivén de camareros, atentos y cercanos, portando apetecibles platillos.

Cualquier comida o cena en el Dovela es un juego albuminoso delicioso, en el que por su barra desfilan algunas de las numerosas recetas que tiene en la cabeza.

Algunas tan impresionantes como la de tortilla de jamón ibérico, de bacalao o de ajos tiernos.

Con una propuesta clara basada en ofrecer una cocina sencilla y honesta con el mejor producto fresco y de calidad, el Bar Dovela se ha posicionado como un referente y está considerada una de las mejores barras de Zaragoza.

Dirección: Calle Santiago, 5

 

La Chata Fawn Bar

La Chata Fawn Bar tapas

En La Almozara hacía falta un local de tapas de estilo moderno y joven, pero sin juegos de manos. Aquí encontraremos un buen producto y algunas recetas imaginativas, pero sobre todo buen producto a precio asequible.

En un primer vistazo podría parecer el típico bar cafetería como los hay cientos pero guarda una convincente cocina casera, de recetario tradicional y una bodega bien seleccionada.

El local es muy, muy agradable y tiene una terraza espléndida.

Este bar de tapas y raciones quiere remontarse a las raíces de la tradición aragonesa con un punto juguetón y creativo. Elaboraciones honestas que siguen la temporada y realzan la excelencia que buscan siempre para su materia prima.

Dirección: Avenida Pablo Gargallo, 17

 

Restaurante Crac

Tortilla en el Restaurante Crac

En el restaurante Crac sirven unos huevos rotos que saben a gloria. Estos chicos van al grano, directos al estómago.

El método es sencillo, eliges el tipo de huevo (de corral, trufado, de gallina, de pato, de oca o de avestruz), la manera de cocinarlo (frito, pocho o a baja temperatura), el tipo de patatas (fritas, panaderas chips o puré), y el acompañamiento (jamón, torreznos, madejas, mejillones, foie, trigueros, morcilla, bacalao, berberechos, piquillos, gulas… ).

Además, su tortilla de patatas está considerada por los críticos gastronómicos como una de las mejores de la ciudad. No nos extraña: es el paradigma de la tortilla de patatas: cebolla, ajo y patata al punto nadan en un lujurioso caldo de huevo calentito, puro oro líquido, que lo liga todo de una manera inmejorable, llegando a un punto de dulce-salado genial. Un placer superlativo.

DirecciónPaseo Fernando el Católico 54

 

El Callejón

Otra muesca en la rueda del tapeo por la muy recomendable zona del Paseo Teruel. El Callejón, con un agradable comedor, goza del encanto de las buenas barras de tapeo.

Su tortilla de patata (sin cebolla) hace honor a su fama.

En el Callejón están especializados en recetas y tapas caseras, elaboradas como manda la tradición. Imprescindibles son su pincho de tortilla de bacalao y sus croquetas.

Elaboraciones honestas que siguen la temporada y realzan la excelencia que buscan siempre para su materia prima.

Dirección: Calle Doctor Horno Alcorta, 3

 

¿Crees que falta algún sitio? Dínoslo en los comentarios de abajo.