Las mejores barras de bar de Zaragoza
Los bares con las mejores barras de Zaragoza

Los bares con las mejores barras de Zaragoza

Reivindicamos el mostrador, territorio fronterizo de los bares, punto de encuentro entre camareros y clientes, espacio prodigioso para comer, beber y pasar la vida a ratos. Estas son las barras con más poder de atracción de Zaragoza. Decid adiós a las mesas y sillas, acomodad los codos en la barra y disfruta del espectáculo cinético y gastronómico. Recuerda que la barra tiene dos ventajas: ¡verás como son los platos antes de que salgan a sala, y sobre todo serás el primero en pedir!

NO TE LO PIERDAS: Las mejores tapas de Zaragoza

 

Restaurante Bar Los Sitios

Restaurante Bar Los Sitios, Calle Canfranc, 4, muy cerca del Paseo de la Independencia, Zaragoza
Restaurante Bar Los Sitios

Es un local pequeño y acogedor, con apenas 4 mesas en el interior y una -de nuevo- pequeña terraza en el exterior.

No te asustes si entras y ves la barra vacía: todo se hace al momento. Y cuando llegan los platos se dispara la alegría: producto inmaculado, fresco y bien cocinado.

¡Tapas, tapas y más tapas! La lista de clásicos aquí es interminable.

Desde la tortilla de patata, una de las más top de Zaragoza, ​​hasta las raciones que no fallan nunca en un lugar así: tacos picantes, gambas rebozadas, bacalao, alcachofas con queso, erizos de queso, calamares, ensaladilla, croquetas (uno de los recomendados!)… y tantas y tantas otras tapas que hacen de este bar un templo de la tapa tanto para vecinos de la zona como para turistas que quedan maravillados en cuanto ponen un pie en el local.

Además, tienen una carta de recomendados donde podréis encontrar desde un rabo de toro hasta unas carrilleras más que buenas.

Dirección: Calle Canfranc, 4, muy cerca del Paseo de la Independencia

 

Ponzano 5 Bar

Ponzano 5 Bar, Calle Ponciano Ponzano, 5, Zaragoza
Ponzano 5 Bar

Ponzano 5 es todo un referente de los vermuts y los vinitos del Centro de Zaragoza.

Todos los días de la semana a la hora del vermut locales y visitantes se enfrentan en una sutil guerra de codos para hacerse un hueco en este pequeño, coqueto e imprescindible local.

Ahora que está tan de moda sobredimensionar bares y restaurantes y que muchos establecimientos decepcionan a causa de las expectativas hinchadas, un rincón como el Ponzano 5 tiene un valor aún mayor: la comida es tan buena que incluso supera lo que te esperas. La conjunción de buen producto y pasión pueden crear platos sublimes a priori sencillos.

Las tapas y raciones imperdibles de este emblemático bar, donde deberéis comer en la barra o en sus cotizadas mesas con sillas altas, son la gilda de anchoa y piparra, la banderilla de boquerón, el guardia civil (sardina), la ensaladilla ‘Ponzano 5′ y la papada ibérica.

No hacen experimentos extraños, comida de toda la vida bien hecha, sólo necesitaréis tener ganas de probar cosas buenas.

Dirección: Calle Ponciano Ponzano, 5

 

Casa Pascualillo by La Senda

Casa Pascualillo by La Senda, Calle Libertad, 5, El Tubo
Casa Pascualillo by La Senda

El restaurante Casa Pascualillo ha reabierto sus puertas bajo la dirección de David Baldrich, propietario y jefe de cocina de La Senda. Con su implicación en este proyecto, Baldrich busca recuperar la esencia de uno de los locales más emblemáticos del Tubo de Zaragoza.

David Baldrich ha asumido este desafío con la firme convicción de que recuperar el espíritu de Casa Pascualillo, con más de 80 años de historia, era imprescindible. Por ello, no pueden faltar las recetas icónicas que los asiduos del Tubo tanto recuerdan. Entre ellas, las cigalas de la huerta, tanto en su versión clásica como con salsa ahumada de pimientos de Bureta, los callos, el guiso de rabo de toro y los ‘talentos’, es decir, sesos rebozados con el toque especial de la casa.

Aunque David Baldrich tendrá una presencia destacada tanto en La Senda como en el nuevo Pascualillo, el jefe de cocina en este último local es Kino Camín, un chef con amplia experiencia.

Dirección: Calle Libertad, 5

 

Bar Estudios

Bar Estudios, Calle Estudios 15-17, Zaragoza
Bar Estudios

El templo del queso en la ciudad. Si eres un fanático del producto, no puedes perderte este restaurante de aire tradicional, dueño de una excelsa cava donde guardan más de un centenar de variedades. Muchos de sus platos parten del queso o lo incluyen en sus salsas o aderezos.

Su carta cuenta con alrededor de 40 quesos fijos de oveja, cabra, vaca y mezcla, la mayoría artesanos y elaborados con leche cruda. En el Bar Estudios gustan los quesos fuertes, raros y de sabores muy diferentes.

A la mesa, el queso se presenta de forma diferente, en tablas bien seleccionadas, con cuatro de oveja, dos de vaca y otros dos de cabra, donde sabores y texturas siempre encuentran interesantes contrapuntos. Ocho patés distintos, embutidos y ahumados completan la oferta de los productos que se presentan en las tablas.

Dirección: Calle Estudios, 15-17

 

Bodegas Almau

Bodegas Almau, Calle Estébanes, 10 (El Tubo), Zaragoza
Bodegas Almau

Si decides visitar El Tubo, la popular zona de bares de tapas situada en el Casco Histórico de Zaragoza, no te pierdas Bodegas Almau, un lugar lleno de encanto regentado ya por la cuarta generación desde que fuese fundado en 1870.

Bodegas Almau es un lugar ideal para refrescarse con una copa de vino y una de sus sugerentes tapas. El local es pequeño y dispone de una barra larga y unas pocas mesas.

Entre las especialidades de la casa, el dulce de anchoa (anchoa en salmuera abierta, crema de rulo de cabra, confitura de tomate y virutas de chocolate amargo), la anchoa reina (anchoa en salmuera, crema de aguacate, menta con sirope de Módena y almendra picada), la explosión de vinagre (anchoa en salmuera abierta sobre una base de paté de atún, boquerón y aceituna negra) o la anchoa garum, con miel y moscate.

También puedes dejarte seducir por los montaditos de embutidos y quesos, jamón batido, rebozados varios y algunas de las mejores croquetas de la ciudad (de tinta de calamar, huevo frito, bacon y queso fundido).

Dirección: Calle Estébanes, 10 (El Tubo)

 

Taberna Gasca

Taberna Gasca, Calle Barcelona 7 (justo al lado de la Avenida Madrid), barrio de las Delicias
Taberna Gasca

Situada en la Calle Barcelona, justo al lado de la Avenida Madrid, la Taberna Gasca es un establecimiento moderno con un toque vintage, que ofrece cocina auténtica y de calidad en un ambiente cuidado y cercano.

Un negocio familiar que ha pasado de padres a hijos durante más de 50 años y que se ha sabido adaptar perfectamente a los tiempos, convirtiéndose en todo un referente gastronómico de la zona.

Aquí encontraremos un buen producto y algunas recetas imaginativas como los canelones de brandada de bacalao con salsa del piquillo, los de boletus con salsa de longaniza y setas, el queso de cabra rebozado con mermelada de tomate y cebolla caramelizada o el foie con calabacín y mermelada de tomate, pero sobre todo buen producto a precio asequible como los huevos rotos con jamón y patatas o las puntillitas con pimientos del padrón.

Las brutales croquetas merecen destacarse por encima del río de croquetas que nos sepulta.

Entre su amplia variedad de carnes, recomendamos el tremendo chuletón de vaca vieja (alrededor de 30 días de maduración) y los cachopos.

Dirección: Calle Barcelona 7 (justo al lado de la Avenida Madrid)

 

Bar Circo

Bar Circo, Calle Blancas 4, Zaragoza
Bar Circo

Lo dicen todas las guías del mundo y sentimos repetirnos pero el Circo es, bueno, para que te salten las lágrimas.

Quien escribe, con el paso de los años ha desarrollado un sentido arácnido, que se dispara cuando ve venir según qué eslóganes. “Tapas creativas” es uno de ellos. Seamos justos: este es un término que el Circo no utiliza en ningún momento.

El Circo es un bar que combina materia prima excelente con un estilo de barrio, definido por una barra metálica con baldosa, un mobiliario retro y un maravilloso cartel en la entrada que te transporta a otros tiempos.

Su ración de tortilla es generosa y el precio muy razonable. Además, en el Circo hay un excelente y amabilísimo personal que recibe a todos los visitantes con una sonrisa, simpatía y buen hacer. Todo este cúmulo de felicidad acompaña a una ensaladilla rusa y unas tapas tradicionales que harían resucitar a los muertos.

Esto es el Circo, amigos, un bar de verdad. Un señor bar.

Dirección: Calle Blancas, 4

 

Bar Cervino

Bar Cervino, Calle Ainzón 18, Zaragoza
Bar Cervino

Esta tasca aragonesa es un referente de la gastronomía popular de La Almozara. La barra y varias mesas altas en la entrada son excelentes pistas de aterrizaje para catar sus cuidadas elaboraciones.

Todo el mundo es bienvenido a este recuadro imposible hecho de baldosa antigua y madera prehistórica, rebozado con carteles antediluvianos de bebidas refrescantes y cervezas. Completan la pintura una recua de neveras de bodega pre-Transición.

La carta, sencilla, queda corta, pero se encuentran auténticas perlas, como la hamburguesa de ternasco, el langostino con panko o los huevos rellenos de lacón o de pechuga de pollo y jamón.

Dirección: Calle Ainzón, 18

 

El Champi

El Champi, Esquina de las calles Libertad y Estébanes (El Tubo), Zaragoza
El Champi

Como un coágulo de autenticidad resistiéndose a ser disuelto por el turbulento corriente sanguíneo del Tubo, El Champi engulle al recién llegado sin preliminares y lo incrusta repentinamente en una gruta tabernera atemporal donde la dimensión espacio-tiempo discurre en otra frecuencia de onda desde hace ya muchos años.

Más que un local, este establecimiento es un pasillo con una barra a la izquierda y con mesas altas y taburetes a la derecha donde no cabe ni un alfiler. Solo sirven una única tapa, pero bien hecha: champiñones con aceite, ajo y perejil, y un par de gambitas, sobre un trozo de pan.

En pocos metros cuadrados se concentra una buena selección de cervezas artesanas, internacionales y de fabricación zaragozana. Su variada y amplísima carta es todo un paraíso para los amantes del lúpulo y satisfacerá a aquellos que, al más puro estilo Indiana Jones, salgan en busca de nuevos y excitantes descubrimientos.

Dirección: Esquina de las calles Libertad y Estébanes (El Tubo)

 

Casa Ernesto

Casa Ernesto, Calle Sanclemente 7, a pocos pasos del Paseo Independencia
Casa Ernesto

Situada en la Calle Sanclemente, al lado de la Paseo Independencia, Casa Ernesto es un establecimiento moderno con un toque vintage, que ofrece cocina auténtica y de calidad elaborada con ingredientes locales y de temporada.

Es un local pequeño y acogedor, con unas pocas mesas altas en el interior y una -de nuevo- pequeña terraza en el exterior.

Además de ser un lugar ideal para almuerzos y cenas, es muy popular para tomar el aperitivo gracias a su extensa selección de tapas y raciones.

Entre sus productos estrella destacan las alcachofas confitadas y la tapa de lagarto (carne de cerdo ibérico), además de la ensalada de tomate rosa.

Si eres de vinos, verás que tienen muy buenas referencias.

Dirección: Calle Sanclemente 7, a pocos pasos del Paseo Independencia

 

La Ultramarina

Tasca Vermutería La Ultramarina, Calle Roger de Flor 1, Zaragoza
Tasca Vermutería La Ultramarina

La Ultramarina es una trinchera donde refugiarse a cualquier hora del día. Un espacio que combina la baldosa blanca de toda la vida con ladrillos a la vista. Este choque estético entre pasado y presente funciona y genera la atmósfera casual perfecta para engullir sus platillos, raciones, bocadillos y postres.

Cada tapa es un diamante comestible: unas croquetas de gambas al ajillo pecaminosas, unas alcachofas de Tudela confitadas con jamón ibérico, unos huevos rotos con salsa de chipirón y boletus que se comen con los ojos, un cazón de adobo que se volatiliza en segundos, una ensalada de bacalao ahumado sobre fondo de tomate rallado y paté de olivas negras que hace llorar…

Y lo acompañan con la priba adecuada: destilados, cañas, vermuts y una bodega de vinos impecable.

Dirección: Calle Roger de Flor, 1

 

Bar Entalto

Bar Entalto, Calle Mayor 50, Zaragoza
Bar Entalto

Taberna castiza donde las haya, el Entalto es famoso entre los amantes de su plato estrella: las croquetas.

Desde las clásicas de jamón o boletus hasta sabores de lo más variopintos, como roquefort con beicon; ternasco o longaniza, en su carta encontraréis esta tradicional tapa para todos los gustos y apetitos, ya que podéis pedir media ración si no estáis muy hambrientos ese día.

Por su barra y sus mesas pasa una clientela de lo más heterogénea pero todos acuden sabiendo que el lugar, anclado en un tiempo indeterminado, siempre cotiza alto.

Es además uno de los mejores locales para tapear en La Magdalena, con una carta de raciones sencilla pero todas gustosas y a buen precio.

DirecciónCalle Mayor, 50

 

Bar Hermanos Teresa

Bar Hermanos Teresa, Calle del General Ricardos 11, Zaragoza
Bar Hermanos Teresa

Situado en el barrio de San José, algo alejado del centro turístico de Zaragoza, el Bar Hermanos Teresa es un clásico de la escena gastronómica zaragozana que bien merece el desplazamiento.

Con muy buen producto esta casa de comidas renovada con muy buen gusto convence por la sencillez y honradez de su oferta. Hay respeto por la tradición y la calidad de la materia prima. Es puro disfrute.

Su especialidad son las tapas y raciones de sabores tradicionales, como las cazuelitas de garbanzos con bogavante, los callos de ternasco, los huevos rotos con foie y jamón, las cocochas de bacalao al pil-pil, el montadito de sardina marinada con tomate y ajoaceite, las madejas de cordero, la croqueta de la casa, los chipirones negros con salmorejo cordobés, el sándwich crujiente de quesos aragoneses trufados o la deliciosa tortilla de patata sobre salsa de pimentón y cominos.

Dirección: Calle del General Ricardos, 11

 

El Bandido

El Bandido, Calle Manuel Lasala, 22, Zaragoza
El Bandido

La gastada palabra «honestidad» se llena de significado en una carta que no busca marear, basada en la buena materia prima, pero que conoce sus limitaciones. Huye del sobado «para compartir» con la idea de «platos que pueden crecer».

Situado en un moderno local de la tranquila Calle Manuel Lasala, el Bandido ofrece dos ambientes bien diferenciados. Por un lado, un gran mostrador lleno de sugerentes tapas y raciones donde se come de pie en mesas altas.

El otro área del Bandido es un íntimo y agradable reservado para cenas con unas pocas mesas donde se sirven los exquisitos platos de la carta. Además, su terraza, tranquila y sombreada, es uno de los lugares más frescos y deliciosos de la ciudad.

Aquí encontraremos un buen producto y algunas recetas imaginativas como el canelón de boletus y foie de pato en su salsa, las alcachofas salteadas con jabugo o virutas de foie o los ravioli de rabo de toro, pero sobre todo buen producto a precio asequible como el salmón marinado al eneldo y queso cremet o los huevos rotos con jamón ibérico.

Dirección: Calle Manuel Lasala, 22

 

Mesón Martín

Restaurante Mesón Martín, Calle María Guerrero 26, Zaragoza
Restaurante Mesón Martín

Desde que abrió sus puertas el Mesón Martín ha apostado por una cocina aragonesa de autor, elaborada con productos de temporada, próximos y de calidad. El restaurante ofrece una cocina tradicional que toma los productos de Aragón como referencia para sus interpretaciones.

Sus productos estrella, sin menospreciar a las “Cocletas Mariví”, son raciones como las alcachofas o el jamón con chorreras, su carpaccio de picaña o sus huevos rotos con foie. Siempre, claro, acompañados de una copa de vino, un vermut o una caña.

El Mesón Martín dispone de varios menús, donde no suele faltar el Ternasco de Aragón o el entrecot de ternera, aunque también sorprenden con otros platos muy elaborados como el rabo de toro al vino tinto, el solomillo de atún rojo o la merluza al estilo Orio.

DirecciónCalle María Guerrero, 26

 

Taberna El Sardi

Taberna El Sardi, Calle de Eduardo Dato 23, Zaragoza
Taberna El Sardi

El Sardinero es una de las zonas más populares de Santander. También el nombre de un restaurante que se encuentra en la zaragozana calle Dato, y que sirve buena cocina cántabra desde 2015.

De ella, precisamente, se ha traído platos imprescindibles como sus salmueras de Santoña o su pulpo a la brasa sobre patata pochada. También, calamares encebollados, salpicón de marisco con salsa de mango, carpaccio de bacalao con salmorejo, pollo con langostinos en salsa de almendras, boquerones en escabeche, buenas recetas de bonito o una deliciosa hamburguesa de novilla, que sirven directamente en el plato con queso y pimiento.

El Sardi pone a disposición de la clientela una versión montañesa del Cocido. A diario sirven un puchero que contiene alubia blanca de riñón, panceta, morcilla de arroz, chorizo, berza, patata, zanahoria, cebolla y pimentón. Y sal y agua, claro.

Dirección: Calle de Eduardo Dato, 23

 

Bar Gilda

Bar Gilda, Avenida Almozara 8, Zaragoza
Bar Gilda

En el barrio de La Almozara hacía falta un sitio como el Bar Gilda, un local de tapas de estilo creativo y joven, pero que huye del ‘gastropostureo’. La Gilda es su banderilla de referencia.

Aquí encontraremos un buen producto y algunas recetas imaginativas como el arenque con guacamole, pero sobre todo buen producto a precio asequible como las bombas (aceitunas rellenas), las anchoas del cantábrico o el jamón batido. Y unos guardia civiles fenomenales, que son homenaje-variación a la receta tradicional.

El local es muy, muy agradable y suele tener muestras fotográficas espléndidas.

Dirección: Avenida Almozara, 8

 

El Méli del Tubo

El Méli del Tubo, Calle Libertad 12, El Tubo de Zaragoza
El Méli del Tubo

Situado en la Calle Libertad, a pocos minutos de la Plaza de España y de la Plaza del Pilar, el Méli del Tubo es un establecimiento sofisticado, con un aire retro y tropical, que ofrece tapas y raciones originales y de calidad en un ambiente cuidado y cercano y con una buena relación calidad y precio.

Entre las especialidades de la casa, el ceviche bonaerense de langostinos con chips de plátano macho, la tapa de chuletón la tapa de ternasco con patata (ganadora del 12º Concurso Provincial de Tapas de Zaragoza),  la carrillera de cerdo asada al horno con salsa de soja y miel sobre base de patata panadera y con tape de aros de cebollita frita, la butifarra de setas sobre cama de borrajas con ali-oli dulce de moscatel gratinado al horno, el chupa-chups de ternasco asado con queso de cabra y rebozado con migas de pan o las delicadas patatas bravas, servidas en un original cucurucho de cerámica.

Dirección: Calle Libertad, 12 (El Tubo)

 

Pinocho Gastro Tapas

Pinocho Gastro Tapas,Calle de San Rafael 27, Zaragoza
Pinocho Gastro Tapas

Este pequeño y encantador Gastro Bar, situado a pocos pasos de la Avenida Madrid y de Vía Universitas, es el lugar perfecto para parar a tomar una caña y picar algo rico de comer en el Barrio de las Delicias. En la zona hacía falta un local de tapas de estilo creativo y joven, pero sin juegos de manos.

El servicio es muy amable, y podemos pedir tapas y raciones que son poco comunes en Zaragoza, como por ejemplo el milhojas de ternasco con gratén de ajo, las berenjenas con brandada de bacalao o el solomillos con arroz hani.

No os perdáis tampoco su tartar de atún y su espectacular ganache de chocolate blanco con aceitunas negras y galleta de romero. Recomendado reservar.

Dirección: Calle de San Rafael, 27

 

Pic-Nic

Bar restaurante Pic-Nic, Calle Laguna de Rins, 3, esquina con Doctor Cerrada, Zaragoza
Bar restaurante Pic-Nic

El Pic-Nic lleva más de 30 años en la esquina de Doctor Cerrada con Laguna de Rins, en Zaragoza, ofreciendo tapas que se distinguen por la creatividad y el toque de elegancia en su presentación que caracteriza a la casa.

Las tapas son el punto fuerte del establecimiento. Desde las famosas ‘Paulitas’, gambas empanadas con maíz y salsa de queso que obtuvieron el título de mejor tapa en 1987, hasta las empanadillas. Por eso, lo más recomendable es probar el surtido de degustación en el que se ofrecen las más famosas de la casa: ‘Paulita’, gamba empanada en maiz con una suave salsa de queso Camembert, Emmental, Mozzarella y un toque de Roquefort, ‘Morrito’, base de hojaldre con pimiento, bonito escabechado, nube de bechamel de alioli y cebolla caramelizada, ‘Rondeño’, bacalao con alioli y crujiente de jamón, ‘Nécora’ gratinada con salsa tártara y ‘Currito’, Foie fresco a la plancha con salsa de mango y vinagre de Módena. Además, Pic-Nic ofrece raciones (huevos rotos, solomillo troceado con padrones y patatas, setas silvestres con gambas y gulas, boletus con yema y foie o panaché de verduras), desayunos, almuerzos y, recientemente, platos de cuchara a mediodía.

Dirección: Calle Laguna de Rins, 3, esquina con Doctor Cerrada

 

Casa Pedro

Casa Pedro, Calle de la Cadena 6, Zaragoza
Casa Pedro

Los hermanos Javier y Luis Antonio Carcas han triunfado con este ambicioso resumen de su filosofía de las tapas.

Casa Pedro abrió las puertas en 2006 apostando por una cocina aragonesa de autor elaborada con productos de temporada, próximos y de calidad.

El restaurante, situado en el casco antiguo de Zaragoza, es un espacio con identidad propia: la construcción, su ubicación y su historia son el reflejo de todo aquello que expresan la zona antigua de la ciudad y su entorno.

El objetivo es conseguir que las personas que lo visitan encuentren en él un ambiente agradable y confortable.

Platos como el pez mantequilla (con un golpe de parrilla y apenas recubierto con una pincelada de la salsa coreana kimchi) o la merluza asada con crema de erizos ya forman parte del patrimonio gastronómico de la alta cocina de Zaragoza.

Dirección: Calle de la Cadena, 6

 

Vinos Rubio

Vinos Rubio, Calle Santa Teresa de Jesús, 8, Zaragoza
Vinos Rubio

En la calle Santa Teresa de Jesús, ante una ciruelo en flor, hay una puerta que da acceso a un tesoro de bodega, toda una institución del barrio desde hace más de 80 años: Vinos Rubio.

El lugar se explica solo: una nevera de madera preciosa lo preside y el clac de las puertas se intercala en las conversaciones de los parroquianos como un metrónomo. Dos grandes barriles, muebles de época y una gran barra de mármol, completan el cuadro.

Su oferta de producto frío, como pueden ser los mejillones con mayonesa y picante, las anchoas salmueras del Cantábrico o las diversas banderillas, son el bocado ideal para pasar el vermú de Reus o una caña bien tirada.

Piparras, langostillos, chipirones, pulpo, bonito, gambas, pepinillos rellenos de bonito, mejillones, combinan entre sí a la perfección, ensartados en palillos, para el disfrute de la clientela.

Aunque el producto estrella del lugar son las banderillas —mención especial a la de bacalao con aceite de oliva y piparra—, los poco amantes del vinagrillo encontrarán una excelente selección de embutidos como chorizos, jamón, lomo y quesos que se muestran junto al estante azul de vinos -las denominaciones de origen Rioja y Somontano son las mejor representadas-.

Dirección: Calle Santa Teresa de Jesús, 8

 

Mazmorra by Macera

Mazmorra by Macera, Avenida Valle de Broto 18, barrio de Zalfonada, Zaragoza
Mazmorra by Macera

Mazmorra by Macera es un restaurante situado en la Avenida Valle de Broto, en el barrio de Zalfonada.

Con su cocina creativa, tan atrevida como con los pies en el suelo, aspira a convertirse en un referente gastronómico de Zaragoza.

Mazmorra by Macera ofrece dos ambientes bien diferenciados. Por un lado, un gran mostrador lleno de sugerentes tapas y raciones donde se come de pie. El otro área es un intimo y agradable comedor con unas pocas mesas.

Cuenta con una amplia y apetecible carta. La especialidad de la casa son las carnes que, troceadas en raciones, se asan a baja temperatura utilizando la técnica de la cocina al vacío.

La carta incluye varios arroces melosos (trufados, de pato, de boletus y foie) y arroces cremosos al horno (de chipirones y gambas, de zamburiñas).

También unas cuantas recetas singulares como el trampantojo de tomate (que realmente es brandada de bacalao con gelatina de pimiento), el tataki de atún, el salmorejo esferificado, el lingote de conejo y boletus asado a baja temperatura con hongos, salsa perigord y lascas de trufa o las elaboraciones con trucha Imperial del Cinca.

Dirección: Avenida Valle de Broto 18, barrio de Zalfonada

 

El Truco

El Truco Bar, Calle Estébanes 2, El Tubo
El Truco Bar

Situado en el corazón de El Tubo se encuentra el bar con más magia de Zaragoza, y es que está regentado por Mario Cobretti, un ilusionista aragonés muy conocido.

Definitivamente, es el paraíso para los celíacos, ya que todo lo que preparan es libre de gluten.

Huevos rotos con carrilleras y reducción al Pedro Ximénez, una gran variedad de croquetas, caracoles a la llauna o su famosa brocheta de rape con langostinos y salsa tártara son solo algunas de las deliciosas propuestas que encontrarás en este establecimiento.

El local no es muy amplio, con solo una media docena de mesas altas, ideal para estancias breves. El ambiente es informal y animado, y el servicio es rápido y eficiente.

Dirección: Calle Estébanes, 2

 

Casa Unai

Casa Unai, Calle Luis del Valle 2, Zaragoza
Casa Unai

Casa Unai es un lugar ideal para refrescarse con una copa de vino y una de sus sugerentes tapas y raciones. La calidad y la cosa casera puede ser para las masas: no cabe ni un alfiler y flota la alegría en el ambiente.

Casa Unai es pequeño, un bar de esos de arrimarse, de intentar poner un codo en la barra o el culo en uno de los taburetes clásicos de madera que acompañan a las pocas mesas que tienen en el interior.

Con un agradable comedor, goza del encanto de las buenas barras de tapeo. Pizarras en la pared con las recomendaciones de la semana, y un constante vaivén de camareros, atentos y cercanos, portando apetecibles platillos.

Entre las especialidades de la casa, las croquetas ibéricas, las de rabo de toro y bacalao, los huevos rellenos, el pulpo, las brochetas de rape o vieiras y langostinos.

Además, ofrecen opciones como hamburguesas, albóndigas de calamar, bocatín de ternera con cabrales o solomillo ibérico con tomate seco.

Dirección: Calle Luis del Valle, 2

 

También te puede interesar:

Listas de Zaragoza Guía