La cultura del café se extiende cada vez más por la ciudad por suerte para los amantes de la cafeína, y estas cafeterías son la prueba.

El del desayuno o el del brunch, el de después de comer, el de media tarde… el café está presente prácticamente a lo largo de todo nuestro día. Y aunque cada vez hay más tránsfugas que se pasan al té, la cafeína sigue siendo la preferida por los zaragozanos.

Sin embargo, al igual que ha pasado con productos como el pan o el queso, cada vez demandamos más y mejor calidad en lo que consumimos. Por eso, las cafeterías se han reinventado y adaptado al nuevo mercado, ofreciendo desde café ecológico de filtro hasta leches vegetales y edulcorantes más naturales que el azúcar. Repasamos los templos del café en Zaragoza.

 

Café Botánico (Calle Santiago 5, Pasaje del Ciclón)

Café BotánicoUno de los  cafés más concurridos (e ‘instagramizados’) de la ciudad. El Café Botánico es uno de nuestros rincones favoritos en Zaragoza, un lugar especial con una atmósfera que te traslada a París, Londres o Nueva York.

Un multiespacio cuya planta calle, mitad cafetería, mitad floristería, ofrece deliciosas tartas, minibocadillos y bizcochos caseros rodeado de plantas aromáticas y la planta inferior magníficas exposiciones de la mano de la galería Pilar Ginés.

Situado muy cerca del Pilar, en el Pasaje de la Industria y del Comercio, más conocido como Pasaje del Ciclón, el Café Botánico es una propuesta original, desenfadada y atractiva de Manu Azcona, que la imaginaban como «una floristería en la que se pueda tomar un café, como si fuera el saloncito de tu casa».

Café NolascoCafé Nolasco (Calle San Jorge 18, esquina con San Pedro Nolasco)

Situado en la plaza del mismo nombre, haciendo esquina con la calle San Jorge, el Café Nolasco es uno de los nuevos establecimientos más apetecibles de la ciudad.

El local es amplio y con una decoración moderna y acogedora, con un marcado toque vintage. Merecen una mención especial los preciosos cuadros de ilustradores locales que embellecen cada rincón del espacio.

Su gran barra está llena de sugerentes bizcochos, quiches, tartas caseras y productos delicatessen como patatas fritas o galletas británicas. Abierto hasta las 2:30h de la mañana, el Café Nolasco es una buena opción para desayunar, almorzar o tomar una copa tranquila.

La Clandestina CaféLa Clandestina Café (Calle San Andrés, 9, esquina Calle San Jorge)

Este café, de espíritu vintage y un aire al más puro “slow” (movimiento similar al slow food gastronómico), atrae a mucha gente joven para charlar a media tarde o para tomarse la primera copa alrededor de una mesa sin agobios. Se nota el amor y el mimo que sus dueños han puesto en este proyecto con tanta personalidad.

Orange Power (zumo de naranja, zanahoria, lima y hierbabuena), cócteles de verdura, huevos clandestina (patatas confitadas con jamón y huevo poché), tostada con “pan de verdad”, tomate de huerta y aceite arbequina de Molino de Olivas de Bolea o carrot cake. Tú eliges.

fachada mi habitacion favoritaMi Habitación Favorita (Espoz y Mina 33, planta baja del Hotel Sauce)

Mi Habitación Favorita es una agradable y céntrica cafetería con decoración vintage donde podrás disfrutar de una deliciosa selección de tartas y bizcochos caseros.

Un lugar agradable y con encanto donde puedes leer, charlar o navegar, mientras te tomas un té o un café de calidad con un buen pastel, una limonada rosa especialidad de la casa, un gin tonic o una tortilla de patata o ibérico.

Utilizan como base la repostería americana, la cual combinan con sabores tradicionales franceses como el chocolate, la fresa o la vainilla. Algunas de sus especialidades son la tarta de zanahoria, el Brownie, la tarta Hummingbird (colibrí) y por supuesto el típico bizcocho de naranja, de ron o nata para tomar con el café o el té.

Vorne Concept Storevorne concept store cafe (San Pedro Nolasco 2)

Desde fuera parece una tienda de París. O de Nueva York. Desde dentro, también. Vorne es una ‘concept store’ de autor, un espacio creativo dedicado a la originalidad del diseño emergente.

Vorne tiene una oferta cambiante y variada, que se va amoldando a las nuevas tendencias, los gustos del público y de sus propios responsables. Aquí encontrarás moda, calzado, complementos, decoración, papelería y mucho arte cercano.

En la entrada del establecimiento disponen de un llamativo “córner” que se abre a los llamados “cafés de especialidad”, un auténtico fenómeno en Londres y Nueva York.

Formados como baristas, Ruth y Borja, los dueños de Vorne, experimentan con el café y los clientes podemos ir a probar los cafés preparados de muchas maneras, como el espresso, flat white, cold brew o cold drip, acompañados de los sandwiches y pasteles artesanales de la Cocina de Keyla.

cafeteria bardot en la gran viaBardot (Gran Vía 11)

El Bardot es un acogedor y hermoso lugar con techos altos y un cuidado interiorismo en el que las maderas combinadas con metal y el juego de las luces y sombras de sus originales lámparas son los protagonistas.

Situado en la Gran Vía, el Bardot es uno de los cafés más concurridos (e ‘instagramizados’) de la ciudad de Zaragoza.

El Bardot ocupa el pequeño local del antiguo bar Mónaco, posee unos amplios ventanales que inundan de luz el espacio y una barra mirando a la calle siguiendo las últimas tendencias de New York. La mayoría de sus piezas de mobiliario son restauradas.

La Benditacafeteria la bendita zaragoza (Coso 66, frente al Teatro Principal)

La Bendita es un café de espíritu vintage, que atrae a mucha gente joven y no tan joven para charlar a media tarde o para tomarse la primera copa alrededor de una mesa, sin agobios, y con la buena disposición de sus camareros.

Esta cafetería fue uno de los espacios de la ciudad elegidos por el director Miguel Ángel Lamata para rodar su película “Nuestros Amantes”, protagonizada por los actores Michelle Jenner, Eduardo Noriega, Amaia Salamanca, Gabino Diego y Fele Martínez, y en cuyo elenco también aparecían los aragoneses Jorge Usón y María José Moreno.

Doña HipólitaDoña Hipólita (Plaza San Felipe esquina con Gil Berges)

El nuevo templo de los hipsters zaragozanos está situado en la antigua tienda de telas “Paños Sesma”, toda una institución en la ciudad de los años 20 y 30. Doña Hipólita es un bar, cafetería, restaurante y hasta lugar de trabajo, es habitual encontrarse con portátiles abiertos y caras de concentración junto a humeantes tazas de café y animadas conversaciones.

Es un espacio con personalidad, donde la pasión por los objetos vintage y la apuesta por el arte urbano se nota en el ambiente. Eso sí, su fama le precede, y suele estar lleno, sobre todo los fines de semana.

 

Si crees que hay otra cafetería que debería estar en nuestra lista de las mejores cafeterías con encanto de Zaragoza, dinos cuál y nos acercaremos de propio para ver si merece estar en este TOP!